Realidad virtual accesible para todos

Recientemente, Facebook y Oculus VR celebraron el evento Connect, dedicado a presentar los últimos avances en la realidad virtual.

Las novedades más importantes de este año fueron Oculus Go y el proyecto Santa Cruz, con los que el objetivo principal según Mark Zuckerberg, es que la realidad virtual sea accesible para todos.

El aspecto más relevante es que el funcionamiento de las gafas de realidad virtual es inalámbrico. Con Oculus Go, la empresa busca prescindir del Smartphone, mientras que, con Santa Cruz, para acceder al contenido de realidad virtual no es necesario estar conectado al PC, a diferencia de las Rift o las HTC Vive.

Otro avance significativo a la hora de masificar el consumo de contenido de realidad virtual, es el precio competitivo de 199 dólares de Oculus Go, muy inferior al precio inicial de 599 dólares de las Oculus Rift. Está previsto que salgan al mercado en 2018 y serán las gafas de realidad virtual más accesibles del mercado.

Mediante esta estrategia, las Oculus Go, se posicionarían entre las Rift y las Samsung Gear VR. Éstas últimas, suponían una propuesta de gama más baja, concretamente de 129 dólares y funcionan con algunos de los móviles más caros de Samsung. Por un precio algo más caro, las Oculus Go pueden ejecutar el mismo contenido de realidad virtual y proporcionan una experiencia autocontenida sin necesidad de un dispositivo móvil.

Otro de los competidores, serían las Google Daydream view, que actualmente tienen un precio de 99 dólares. Sin embargo, las gafas de Google requieren de un Smartphone y tienen menores prestaciones. Para hacer frente a dichas debilidades, la compañía también está trabajando en un producto inalámbrico, pero todavía no ha especificado el coste ni la fecha de lanzamiento.

Además del precio y la desaparición del móvil en escena, las Oculus Go presentan otras mejoras significativas. Por un lado, el diseño ha mejorado, siendo más ligero y ergonómico. Los materiales han evolucionado para que no sea molesto llevarlas puestas mucho tiempo y las correas se ajustan con más naturalidad. En cuanto a la visión, las lentes son de nueva generación, mucho más claras y mejores que en las Rift. La pantalla utilizada es LCD WQHD de 2.560X1.440 pixeles, con un factor de relleno mayor que OLED, el cual reduce el efecto screendoor. El sonido también ha mejorado sustancialmente con un sistema de audio integrado. Por tanto, no hay necesidad de auriculares externos y produce un sonido espacial.

El hecho de desconectar las Oculus Go de un dispositivo móvil, no supone la eliminación total del Smartphone, sino la integración de los componentes clave del mismo en las gafas. No necesitarían conectividad a redes móviles, pero sí otros elementos como el procesador o la pantalla.

De acuerdo a lo explicado en el evento, las Oculus Go son compatibles con los binarios de apps de las Samsung Gear VR. Por lo tanto, la plataforma constaría de entrada de un amplio catálogo de apps.

En cuanto al proyecto Santa Cruz, la novedad más significativa también sería su naturaleza inalámbrica. Es un dispositivo totalmente autónomo, que no sólo se desconecta del PC, sino que prescinde de él. Todo el hardware estará integrado en las gafas. Un prototipo de Santa Cruz llegará a los desarrolladores en los próximos meses, y promete un verdadero control de movimiento de seis grados de libertad.

En cuanto a la interfaz de usuario, tanto las Oculus Go como las Oculus Santa Cruz utilizan Dash 2.0 que actúa como un sistema operativo con sus propias aplicaciones.

Mark Zuckerberg, presenta las Oculus Go como la experiencia más accesible de Realidad Virtual y la vía para alcanzar su nuevo objetivo de tener mil millones de personas viviendo en realidad virtual en algún momento en el futuro.

El dueño de Facebook, sigue por tanto con su apuesta firme por la realidad virtual y está convencido que revolucionará la forma en que las personas interactúen y experimenten la vida.

Durante el evento Connect, también se hizo referencia a la realidad aumentada. Entienden que la realidad aumentada es un instrumento para entender el potencial del futuro y superponer contenido a la realidad. Además, celebraron el buen resultado de los vídeos 360 en Facebook Live.

En conclusión, Oculus Go es, sin lugar a dudas, la manera más fácil de acercar la realidad virtual a la gente. Es perfecto para que la gente que nunca antes ha experimentado con ella pueda jugar, ver películas o pasar el rato con amigos. En definitiva, si se cumple lo prometido, será el paso que hace falta para que la realidad virtual irrumpa en los hogares de los consumidores.

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone