Apple adquiere el fabricante de gafas de Realidad Virtual, Vrvana

A principios de este mes, salía la noticia sobre que Apple lanzarí­a sus gafas de Realidad Aumentada en 2019. Ahora, se ha anunciado que la compañía de la manzana, ha adquirido una startup canadiense, fabricante de gafas de realidad virtual, que podría contribuir a cumplir dicho cometido.

La adquisición de la compañí­a Vrvana, se ha llevado a cabo por un valor de unos 30 millones de dólares. Vrvana, ha trabajado con empresas de renombre como Valve, Tesla o Audi. Actualmente, parte de la plantilla de Vrvana está trabajando en las instalaciones de Apple.

Normalmente, Apple suele ser muy discreto sobre los futuros productos que vaya a lanzar, sin embargo, esta noticia nos da una idea de en qué dirección piensa continuar la empresa.

Al parecer, la principal razón de la adquisición son las gafas de Realidad Virtual “Totem virtual reality headset” de Vrvana que todavía no han sido comercializadas. La característica más significativa de estas gafas es que permite tanto experiencias de Realidad Virtual como de Realidad Aumentada en un solo dispositivo.

A diferencia de las Hololens o Google Glass, las gafas de Vrvana, no proyectan las imágenes virtuales sobre una superficie transparente, si no que se basan en varias cámaras para visualizar el mundo exterior en sus pantallas OLED y mezclar dicha imagen exterior con las virtuales. En las Hololens, se superponen imágenes en las que el color negro es generalmente transparente. Sin embargo, las gafas de Vrvana no producen este efecto y, por tanto, se visualiza una imagen más rica. Además, esta característica permite que se realice una transición llamada “seamless blend” o mezcla perfecta, entre entornos de Realidad Virtual y Realidad Aumentada.

Por otra parte, el sistema de cámaras permite el seguimiento de 6 grados de libertad (6DoF) y lleva integrado una tecnologáa que rastrea la posición en el espacio 3D.

El reto de este tipo de sistemas en las que se basan las gafas de Vrvana, es que a menudo existe un desfase temporal apreciable entre las cámaras que capturan el mundo exterior y la rapidez en que visualizan en el dispositivo. El solucionar dicho desfase, es esencial para que el usuario perciba el exterior del modo más similar a cómo lo harían sus ojos. Este problema es bastante complejo, ya que, en los dispositivos de Realidad Virtual, hasta el momento, se registran los movimientos o cambios con los giros de la cabeza y no con el movimiento de los ojos.

En cuanto a la estética, de momento, no se sabe si estas gafas serían parecidas a las Hololens de Microsoft o más similares a las Oculus Rift. Habrá que esperar hasta el 2020 para comprobarlo, ya que no se espera su lanzamiento hasta entonces.

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone